REFICACIA hunde sus orígenes en el año 1961, aunque  se adapta a los nuevos avances técnicos del siglo XXI y a la vez a la etapa socioeconómica que este conlleva.

Reficacia ha evolucionado y,  además de atender los pequeños trabajos de fontanería como cuando se fundó, dedicándose a la atención de pequeñas reparaciones, también se ha  especializado en la utilización de las últimas tecnologías, con especial énfasis en las relacionadas con la eficiencia y ahorro energético.